Cuando hablamos sobre que porcentaje tiene la dieta frente al entreno, hacemos una relación con respecto al índice de  referencia, de acuerdo a un 100%, que tiene tanto la dieta como el entrenamiento.

Ciertamente, llevar un estilo de vida saludable depende de dos grandes elementos: nutrición y entrenamiento físico; lograr mantener un equilibrio entre estos dos factores es fundamental para garantizar que tu calidad de vida sea la adecuada.

Como podemos intuir, la alimentación siempre ha sido un factor de importancia para mantener nuestra salud y conservarnos sanos y enérgicos, aun más cuando se lleva una vida en donde se pone en práctica la actividad física. 

Desde el punto de vista de la alimentación, hay ciertos parámetros con los que debemos cumplir, además de ciertos porcentajes de cada porción de comida con las que también debemos cumplir para conservar la salud de nuestro organismo.

Asimismo, la integración del deporte en tu rutina diaria resulta fundamental ya que, el sedentarismo solo contribuye con la aparición de enfermedades y la disminución de las capacidades del ser humano. 

Pero ahora bien, ¿Qué porcentaje tiene la dieta frente al entreno? ¿Cuál es la relación que debe haber entre ellos? ¿Por qué es importante mantener un equilibrio dieta-entrenamiento? Todas estas respuestas podrás obtenerlas en este post.

¿Qué porcentaje tiene la dieta frente al entreno?

Como ya hemos mencionado anteriormente, estos dos elementos se encuentran en relación y cada uno tiene un porcentaje de referencia en la vida de una persona que debe ser respetado para así poder llevar una vida 100% saludable.

Alimentación

La alimentación ocupa un 80% en tu vida ¿un porcentaje bastante alto, verdad? el porcentaje dieta frente al entreno es mayor, esto se debe a que en base a tu alimentación, podrás o no realizar diferentes actividades. 

Con esto, hago referencia es que por medio de los alimentos le confieres los nutrientes necesarios o requeridos por tu organismo para que éste cuente con una capacidad de resistencia bastante alta para así poder realizar actividades físicas.

Los alimentos que ingieras son los que definirán cuan saludable eres. No todos los alimentos son sanos, ni todo lo que comas te ayudará a mantener tu salud por el simple hecho de pensar que lo que necesitas es comer.

Cuando hablamos de alimentación, hacemos referencia a una buena alimentación, al introducir en tu dieta alimentos sanos cuyas propiedades sean de gran provecho para tu cuerpo y te favorezcan en todos los ámbitos de tu vida.

Ahora bien, ¿Qué es una buena alimentación? ¿Cómo debe ser una alimentación balanceada? A continuación te mostraremos como debe ser tu alimentación y cuales son los porcentajes correcto en ella:

Porcentaje de alimentos

Los alimentos que consumimos deben llevar un equilibrio de carbohidratos, grasas y proteínas distribuidos de la siguiente forma:

  • Hidratos de carbono (50% – 60%)
  • Proteínas (15% – 20%)
  • Grasas (15% – 30%)

La cantidad de nutrientes que necesita nuestro organismo en el día no puede ser administrada en una sola comida, sino que respetando este porcentaje de alimentos, debe ser distribuido en las comidas correspondientes del día.

Asimismo, los requerimientos diarios de proteínas y minerales también son también un factor de peso que deben incluirse en nuestra dieta del día ya que, a partir de ellos, se van a metabolizar nuestros macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas).

Alimentos que debemos consumir

Existen una serie de alimentos que deben estar incluidos en nuestra alimentación para aportar los macronutrientes y los micronutrientes que nuestro organismo necesita. Los alimentos siempre deben ser variados entre un día y otro, a continuación expondremos los que debemos consumir regularmente:

  • Carnes rojas y carnes blancas
  • Hortalizas (cebolla, tomate, ajo, cilantro, pimentón, etc.)
  • Frutas y vegetales
  • Pasta, arroz y pan en muy pocas porciones (estos pueden ser cambiados por papa, yuca, ocumo, ñame, que aportan grandes energías)
  • Huevos
  • Cereales integrales
  • Leche semidescremada

¿Cómo deben ser cocinados los alimentos?

La forma en la cual son cocinados los alimentos también juega un papel importante, ya que la conservación de la calidad de los alimentos y pérdida de nutrientes pueden estar relacionados con esto. 

Por ejemplo, la comida al vapor es la comida más sana que existe, ya que este tipo de comidas conservan las propiedades nutritivas de loa alimentos sin la necesidad de utilizar aceites y grasas extras.

Por otro lado, las carnes, pollos y pescados en vez de ser fritos, pueden ser cocinados asados, al horno o a la plancha, para lograr obtener un mejor aprovechamiento de los nutrientes que nos aportan estos alimentos.

Entrenamiento

El entrenamiento ocupa un 20% en tu vida, tomando en cuenta que la inclusión de la actividad resulta fundamental para conseguir llevar un estilo de vida saludable. El comienzo de una actividad física debe estar acompañado con disciplina y responsabilidad.

Las enfermedades vinculadas con el sobrepeso como la diabetes, la hipertensión y demás enfermedades cardiovasculares se asocian a una vida sedentaria, por tanto, incluir entrenamientos en tu rutina de vida diaria es esencial.

Ejecutar 30 minutos de cardio 3 veces por semana, como trotar, caminar, saltar la cuerda puede ser de mucha ayuda ya que favorece la quema de grasa además de ayudar con la salud de tu corazón y tus pulmones. 

Del mismo modo, introducir series de ejercicios de fuerza para fortalecer tus músculos también te ayudará a aumentar tu nivel de fuerza, mantenerte en forma y lograr tener una apariencia de impacto.

¿Cómo incorporar el ejercicio en tu rutina del día?

Lo que se busca con el ejercicio es incorporarlo poco a poco en tu rutina diaria hasta hacer de él un hábito, ampliando progresivamente el tiempo de entrenamiento y la cantidad del mismo.

Comienza a caminar, deja el carro en el estacionamiento y comienza a realizar diligencias cercanas, caminando. Mientras caminas puedes incorporar ejercicios de estiramiento y movilidad, así pueden realizar dos ejercicios en uno.

Mientras ves la televisión, realiza series de sentadillas o abdominales, en vez de estar acostada sin nada que hacer. Aprovecha el más mínimo momento para sacarle provecho.