La caseína es una proteína proveniente de la leche, y aunque muchas personas la confunden con la proteína de suero whey, porque ambas provienen de la leche, no son lo mismo. 

Una de las diferencias entre estas dos es la capacidad de digestión, ya que la proteína whey es de absorción rápida, y la caseína se absorbe de forma lenta. Esta es una de las principales razones por las que el consumo de caseína, hace que el cuerpo cuente con un aporte de proteínas por más tiempo.  Pregunta a tu nutricionista fitness qué te conviene. 

Además, la caseína cuenta con, al menos, el 80% de las proteínas de la leche, mientras que el suero se queda con el 20% restante.

¿Cuándo se toma la caseína?

La caseína de la lecha, se caracteriza por tener una concentración de proteína bastante elevada, lo que significa que, tomando caseína, el cuerpo adquiere proteínas de alta calidad durante muchas horas. Esto permite evitar el catabolismo muscular, ya que el cuerpo puede tomar las proteínas que necesita de la caseína y no degradar proteínas de los músculos.

Por esta razón, la caseína se toma, en general, por las noches, puesto que son muchas horas sin comer y es la mejor manera para aprovechar este tipo de proteínas. De esta manera se consigue un mayor crecimiento y mantenimiento de la masa muscular.

Es recomendable que un batido de caseína cuente con 30 gramos de la proteína, disueltos entre 200 o 300 mililitros de agua, o en el mejor de los casos, de leche entera.

¿Qué alimentos contienen caseína?

Al tratarse de una proteína de digestión lente, puedes encontrar que muchos alimentos se comportan de esta misma manera. Entre estos esta la carne y los guisantes, pero sobre todo cuando se toma un vaso de leche o cualquier derivado de ella, se están consumiendo proteínas de digestión lenta. 

La caseína es recomendada especialmente para personas a las que se le dificulta cocinar o pasan mucho tiempo sin hacerlo por su horario. Un batido de caseína les permitirá llegar a la cantidad requerida de proteínas sin esfuerzo.

Ventajas de la caseína

  • Está comprobado que las proteínas de leche son superiores a las proteínas vegetales, en referencia a la hipertrofia.
  • Permite tener un aumento lento y sostenido, de los aminoácidos en el plasma sanguíneo en comparación con las proteínas de suero.
  • Tiene alto contenido de calcio, beneficioso para la salud ósea.
  • Ayuda a bajar el porcentaje de grasa en personas con sobrepeso.
  • Contribuye a regenerar las fibras musculares.
  • Tiene un efecto anti catabólico, lo que impide la perdida de músculos durante el día.

Desventajas de la caseína

La caseína es uno de los suplementos que, a menudo, se recomiendan para aquellos que siguen un régimen de ejercicio activo. No obstante, es importante conocer sus posibles efectos secundarios sobre el organismo, especialmente si tienes antecedentes de alergias o intolerancias hacia cualquier producto lácteo.

Alergias

El consumo de caseína puede desencadenar ciertas alergias en el organismo. En ocasiones, el sistema inmunitario la identifica como un antígeno o compuesto dañino, liberando histamina con el fin de neutralizarla. A menudo, estas reacciones son frecuentes en quienes ya tienen un antecedente de alergias a los productos lácteos. 

La persona puede presentar erupciones cutáneas, congestión nasal, comezón en los ojos, dolor de estómago y calambres.

Aumento de la mucosidad

Hay muchas deficiencias del sistema respiratorio que se relacionan con la incapacidad del organismo para procesar, de la mejor forma, la caseína. Esto debido a que, durante su descomposición, se liberan efectos secundarios que ocasionan la aparición de moco, el cual se adhiere a las membranas mucosas. 

Como consecuencia, se obstruye el sistema respiratorio, impidiendo el transporte del oxígeno con total fluidez. Por este motivo, una mala digestión de caseína se asocia con sinusitis, rinitis, asma y neumonías.

Debilitamiento del sistema inmunitario

Uno de los principales objetivos de todo suplemento alimenticio es el hecho de reforzar las defensas para evitar el ataque de agentes externos que debiliten la salud. Si bien la leche y también sus derivados contienen nutrientes que se consideran imprescindibles, podría producirse un efecto contrario cuando se padece algún tipo de intolerancia. 

Según estudios, la caseína está considerada como altamente inmunogénica, es decir, que para su digestión demanda una producción alta de anticuerpos y otros elementos del sistema inmunitario. Esto produce un debilitamiento que, con el tiempo, aumenta la susceptibilidad de parecer infecciones y también otras reacciones alérgicas. 

Su consumo regular, bien sea a través de lácteos o suplementos, se relaciona con síntomas de artritis, fatiga y alteraciones intestinales.

Daño en la función renal 

El consumo moderado de caseína no suele ocasionar problemas en los riñones. Sin embargo, en personas predispuestas a sufrir daños renales, hay un impacto negativo cuando se añade esta proteína en la alimentación. El problema se multiplica cuando, existiendo un daño renal, no se descarta de la dieta.