A la hora de empezar con una vida fitness, podría ser de mucha ayuda contar con un entrenador personal. Este es un profesional, especializado en la actividad física y que se encarga de motivarte para alcanzar las metas fijadas. Los entrenadores personales indican cuales son los mejores ejercicios para el desarrollo de músculos o tonificación del cuerpo.

Dependiendo de los objetivos que quieras alcanzar, este crea un plan que se adapte de forma perfecta, pero, además, son una fuente de motivación e impulso a la constancia. Está comprobado que tener un entrenador personal ayuda a obtener resultados más rápidos, pero también brinda un gran grupo de ventajas adicionales para la optimización de tu condición física.

¿Cuáles son las funciones de un entrenador personal?

Principalmente, un entrenador personal está encargado de proporcionar todos los recursos para el acondicionamiento del cuerpo. Además de brindar los conocimientos como profesional cualificado en el entrenamiento, con la finalidad de alcanzar los mejores resultados en el menor tiempo, y de la forma más efectiva y segura. 

Por otro lado, un entrenador personal tiene la responsabilidad de cuidar la recuperación de las personas que hayan sufrido lesiones. De esta manera, hace la recuperación más rápida, pero manteniendo la condición física del cliente.

Algunos entrenadores, además, cuentan con conocimientos en cuanto a la alimentación adecuada que se debe llevar durante un plan de ejercicios. Aportan motivación y disciplina a cada cliente, creando bases de compromiso con el plan entrenamiento para lograr lo esperado.

Ventajas de tener un entrenador personal

Contar con un entrenador personal no solo te brinda una atención especial, sino que con ello vienen múltiples beneficios que son fundamentales para conseguir los mejores resultados.

Se encarga de diseñar un plan de ejercicios

Esto lo hace basándose tanto en tus objetivos como en tu condición física, asegurándose de que los resultados se den en el menor tiempo posible. Todo esto cumpliendo con todo lo requerido para la recuperación de tus músculos.

Te cuida de lesiones 

Al tener un entrenador personal cerca de ti, este te indicara la forma correcta de realizar cada uno de los ejercicios para evitar a toda costa que puedas sufrir alguna lesión. Además de que se encarga de ir cubriendo todos los grupos musculares por día, y asegurándose de darles el tiempo de descanso necesario para su recuperación.

Ayuda a obtener resultados más rápidos

Básicamente, logran que veas cambios más rápidos gracias a que te instan a mantener la constancia y a completar todas las rutinas aun cuando sientes que no puedes. De esta manera, se llega a los objetivos impuestos, e impulsado por la motivación que brinda el entrenador.

Se evita la monotonía

Con un entrenador tendrás la oportunidad de diversificar tus rutinas, cambiar ejercicios y mantener la energía, sin llegar al aburrimiento, razón por la que muchas veces se abandona el entrenamiento.

Consiguen que se tenga más disciplina

Esto lo logran no solo asegurándose de que se realicen todos los ejercicios pautados, sino que se tenga un horario fijo, desarrollando la puntualidad y compromiso por el entrenamiento. No importa la hora ni el día que se agende el entrenamiento, el estará ahí para cumplir y hacerte cumplir con lo planeado.

Ahorras tiempo

Teniendo un entrenador personal, puedes ahorrar tiempo por muchas razones. Principalmente, este creara un horario adecuado a tu día, e ideal para que no entorpezca con tus otras actividades. Además, si cuentas con un gimnasio en casa, puedes pedirle a tu entrenador que llegue hasta allí, evitando tener que trasladarte de un lugar a otro. También puedes pedirle que se encuentren en cualquier otro sitio.

Se involucra en todos los aspectos de la salud

Un entrenador personal no solo va dirigido al acondicionamiento físico, sino que también aporta todos sus conocimientos para mantener una alimentación saludable y una mente sana. Está capacitado para mejorar tu salud desde todos los ámbitos.

¿Como elegir un entrenador personal?

Antes de elegir a la persona que se encargara de tu entrenamiento, debes tomar en cuenta ciertas características que forman a un buen entrenador personal. De esta manera será fácil para ti dar con el profesional que más te convenga y que mejor se adapte a tus exigencias.

Conocimiento apropiado en el campo

Lo primero es solicitar el currículo de la persona, de esta manera podrás tener certeza de los conocimientos del entrenador. Los cursos y certificados de estudio te darán más confianza al momento de elegir a la persona que se encargara de tu entrenamiento. 

Además, al seleccionar un entrenador, debes asegurarte de que este cuente con estudios que estén ligados a lo que tú necesitas. Es decir, si lo que quieres es entrenar para una competencia, este debe tener el conocimiento necesario para manejar el plan perfecto para ti.

Debe contar con todo el tiempo que tu necesites

Aunque muchos entrenadores tienen a más de un cliente, debes asegurarte de que su horario de verdad te otorgue el tiempo que tú necesitas y que el este a tu lado durante ese tiempo. Al ser personal, este debe tener un horario solo para ti.

No permitas que atienda a otras personas mientras esta en tu horario, tu estas pagando por atención personalizada y él debe brindarte este servicio por completo.

Pruebas clínicas

Un buen entrenador es aquel que no solo se interesa por que tu cuerpo cambie o bajes de peso. Al contratar un entrenador personal, este debe realizarte una prueba antes de crear un plan, y debe interesarse por salud. 

Este debe asegurarse de que no tengas problemas de lesiones, o condiciones cardiacas o pulmonares especiales, ya que de acuerdo a toda esa información se basara la rutina que creara para ti.

Pruebas físicas

Al momento de empezar con un plan de ejercicios, el entrenador debe percatarse de que este vaya ajustado de acuerdo con tu nivel físico. Es decir, tu entrenamiento debe empezar en un punto que sea conveniente para tu cuerpo, y una prueba física refleja si serás capaz de iniciar con un entrenamiento de alta intensidad. 

En caso contrario, el entrenador debe crear un plan moderado, que vaya subiendo de intensidad conforme mejore tu nivel físico.