El cardio, frente al entreno de fuerza, es un ejercicio aeróbico, el cual se basa en implicar la respiración y el aumento de las pulsaciones. Por otro lado, en el ejercicio de fuerza, se hace uso de la resistencia para lograr la contracción muscular, y así incrementar la fuerza y la masa muscular.

Lo primero que te viene a la mente cuando se habla de cardio es que es lo mejor para bajar grasa y cuando se mencionan las pesas o resistencia, que aumentaran tu masa muscular. Aunque gran parte en estas dos suposiciones es cierto, debes tomar en cuenta que la principal base para perder grasa, es la alimentación. Y en este apartado, un nutricionista online te puede ayudar mucho.

Sin embargo, los mejores planes de entrenamiento son aquello que logran combinar y crear un balance entre las horas de cardio y las horas de entreno de fuerza. Siempre se debe tener presente que ambos son importantes, y aunque hay quienes no ven necesario hacer cardio, este otorga múltiples beneficios.

Beneficios de hacer cardio

  • Se quema gran cantidad de calorías.
  • Mejora de la composición corporal y condición física.
  • Incremento de la capacidad cardiovascular.
  • Optimización de los parámetros lipídicos en sangre.
  • Mejoramiento del flujo sanguíneo y presión arterial.
  • Liberas más endorfinas, haciendo que el cuerpo se sienta mejor.
  • Aumento de la sensibilidad a la insulina.
  • Efecto antiinflamatorio.
  • Prevención de múltiples tipos de cáncer.

Beneficios del entrenamiento de fuerza

El entreno de fuerza conlleva muchas ventajas que dan como resultado la mejora de la condición física y de la salud en general.

Mantiene tus huesos más fuertes

Esto se debe a las respuestas hormonales que genera, provocando que aumente la densidad ósea, y evitando que se produzcan enfermedades como la osteoporosis.

Previene lesiones

El entrenamiento de fuerza mejora tu postura, ya que los músculos encargados de estabilizarte, se desarrollan en gran medida y esto les ayuda a cumplir su función. No solo protege a las articulaciones y a los huesos, sino que también te permite a ejecutar mejor cada uno de los movimientos que realizas a lo largo del día.

Acelera el metabolismo

Al realizarse a alta intensidad y generar una gran demanda de oxígeno, lo que da como resultado que, una vez termines de entrenar, tu cuerpo utilice una cantidad mayor de calorías, para devolverlo a su estado reposo.

Reduce la presión sanguínea 

El entrenamiento de fuerza, reduce la presión sanguínea, ya que también es capaz de aumentar la fuerza del corazón. Esto implica que, con cada latido, el corazón es capaz de bombear más sangre.

Cardio versus entrenamiento de fuerza

Desde un punto de vista médico, ambos ejercicios son necesarios para fortalecer los huesos, defenderse de la pérdida de masa muscular y mantener los procesos metabólicos en equilibrio. Sin embargo, el ajuste de tu rutina depende de los objetivos que te plantees. Partiendo desde ese punto se puede determinar qué tan importante seria para ti en cardio o el entrenamiento de fuerza.

Uno de los estudios más significativos en cuanto a este tema, fue una realizado por la Universidad de Duke, en el que se sometieron a tres grupos de personas, a planes de entrenamiento distintos. 

El grupo 1, fue el encargado de los entrenamientos de fuerza. El grupo número 2, fueron a los que se asignó rutinas de cardio. Por último, al grupo 3, se le planteo una rutina que combinaba tanto los ejercicios de fuerza como los ejercicios cardiovasculares.

Esto dios como resultado, una perdida considerable de peso en los participantes del grupo 2, en comparación con los del grupo 1. Además, en los cambios del grupo 1, se pudo notar un aumento del peso que se le atribuyo al aumento de músculo. 

En cuanto a las personas del grupo 3, reflejaron los mejores resultados, mostrando cambios saludables. Estos no solo perdieron mayor cantidad de grasa corporal, sino que también reflejaron un notorio incremento en la masa muscular. 

En resumen, de acuerdo a estos estudios, la combinación adecuada de estos ejercicios puede dar como resultado una mejor condición física, logrando perder grasa y ganar musculo. Sin embargo, para lograr estos resultados, se requiere de más tiempo, a diferencia de solo hacer uno de estos ejercicios específicos.

Desventajas del cardio frente al entreno de fuerza

Uno de los principales puntos negativos que tiene la realización de cardio de manera descontrolada, es que el cuerpo siempre encontrara la forma de adaptarse a cualquier reto que le pongas. 

De esta manera, llegaras a un punto donde no será suficiente para tu cuerpo el tiempo que le dedicas al cardio, exigiendo cada vez más y obligándote a mantener esta condición. Esto ocasiona el deterioro de las articulaciones, y el descarte de los músculos.

¿Cuándo y cómo hacer cardio?

Lo más recomendable para hacer cardio es, primero, hacerlo después de hacer pesas, ya que, si se hace antes, no se contará con la energía necesaria para completar los ejercicios de fuerza.

Por otro lado, no exceder las sesiones de 45 minutos, y que no se abarquen más de 4 días a la semana. Además, no es preciso que se haga la misma cantidad cada semana, lo que sí es importante es usar la misma hora a diario.