Saltarse las comidas es algo que se viene haciendo cada vez con más frecuencia. Hay personas que se saltan el desayuno, o la cena y la merienda, pensando que de esta manera lograran bajar de peso. Algunas formas de saltar comidas, como el ayuno intermitente, se consideran una herramienta que puede ayudar a adelgazar, pero ¿De verdad puede ayudarte a adelgazar?

Además de tener repercusiones a largo plazo sobre la salud, cuando se saltan las comidas, el cuerpo se somete a un estado de emergencia, y comienza a reservar energía en forma de grasa. Es por eso que lo más recomendable es no dejar que el cuerpo este en ayuno por más de 4 horas.

Te recomendamos contar con la ayuda de un nutricionista deportivo especializado como con los que contamos en MFIT con visitas personalizadas 100% online.

Consecuencias a largo plazo de saltarse las comidas

  • Al saltase las comidas, se corre el riesgo de que se eleven los niveles de glucosa en ayunas, provocando un retraso en la respuesta de insulina, lo que puede desencadenar, a largo plazo, el padecimiento de diabetes.
  • Lejos de ayudarte a adelgazar, saltase el desayuno puede crear ansiedad, y la necesidad de alimento altos en calorías.
  • Lleva a sentir dolor de cabeza y mareos, ya que al no proporcionarle al cuerpo los nutrientes y la energía que necesita, este va a tener un bajo nivel de azúcar en sangre.
  • Está comprobado que el ayuno aumenta el estrés, esto debido a que el cuerpo entra en un estado de supervivencia. También es posible que de esta manera se empiece a sufrir depresión y ansiedad.
  • Al no proporcionarle a tu organismo el requerimiento de nutrientes, pueden presentarse náuseas, fatiga, estreñimiento y baja presión arterial.

¿Qué le sucede a tu cuerpo si te saltas las comidas?

Antes de decidir saltarte una comida, impulsado por la mentira de que vas a adelgazar, debes considerar este grupo de cambios que ocasionan en tu cuerpo la falta de nutrientes esenciales.

Desequilibrio de las hormonas 

Al saltar una comida al día, el cortisol en tu cuerpo aumentara, haciendo que empieces a sentir ansiedad. La insulina también aumenta y luego disminuye de forma brusca, lo que lleva a niveles de azúcar en la sangre inestables. 

Los problemas de digestión 

Tu cuerpo está acostumbrado a trabajar durante el día y cuando se salta una comida, tu organismo no tendrá nada que procesar. Para el sistema digestivo y metabolismo es mejor tener 3 comidas principales, de lo contrario, las afecciones digestivas hacen su aparición.

Mantener la grasa 

Saltarse una comida confunde a tu cuerpo, así que cuando dejas de comer una de las comidas, este comienza a almacenar grasa para proporcionar el “combustible” para el futuro, en lugar de gastarlo. Es decir, aumenta el porcentaje de grasa.

Tu cuerpo se agota 

Al evitar una de las comidas, disminuye tu metabolismo y te produce cansancio. Sólo comidas regulares permitirán un metabolismo más rápido y la quema de calorías. 

Pensamiento alterado

En tu cerebro se crea una impresión equivocada, de que la comida no es su prioridad en este momento, que no es bueno para su salud en general. Esto te puede llevar a caer en un desorden alimenticio como la bulimia o anorexia.

Comienza a comer en exceso 

Comer en exceso es la última y la más grave de las fases que se produce al no comer durante el día. Esto ocurre porque tu cuerpo durante la cena está tan exhausto y hambriento de calorías, lo que te lleva a comer excesivamente. Por lo general, se traduce en dolor abdominal, y la deposición de exceso de grasa y peso. 

¿Qué es el ayuno intermitente?

Aunque ya se ha mencionado lo perjudicial que es para la salud saltarse las comidas, también hay que destacar que existen planes de alimentación como el ayuno intermitente.

Este es básicamente un patrón que te indica cuando comer y cuando no, esto sin reducir calorías o privar al cuerpo de lo necesarios para mantenerse saludable. El ayuno intermitente activa dos hormonas de tu cuerpo, la hormona del crecimiento y la insulina.

La hormona del crecimiento, ayuda en la reproducción celular, y es de suma importancia para la quema de calorías, pero también ayuda a proteger los músculos durante la producción de masa muscular. 

En cuanto a la insulina, es la encargada del almacenamiento de la grasa en el cuerpo, esto quiere decir que, al estar elevada, no te permitirá perder peso. Además, es capaz de bloquear la hormona del crecimiento.

Ahora bien, el ayuno intermitente, trabaja las dos hormonas, haciéndolas que actúen a tu favor, de manera que se pueda tener un balance en tu organismo, quemar grasa y, así, perder peso.

Tipos de ayuno intermitente

Existen diferentes tipos de ayuno intermitente, creados para que se adapte a cada persona. Lo ideal es ir probando cada uno de estos, hasta dar con el que tu cuerpo se sienta mejor.

Ayuno intermitente 16:8

Se trata de ayudar durante 16 horas, evitando los sólidos y solo consumiendo agua y café. Con esto se busca que el cuerpo no comience la digestión. Lo ideal para hacer más llevadero este ayuno es no cenar, y cumplir las 16 horas durante la noche, para luego, cumplir con las dos comidas dentro de un plazo de 8 horas. 

Ayuno intermitente 5:2

En este se toman 5 días de la semana en los que se va a comer de forma normal, y dos días, que no debes ser consecutivos, en los que se hará ayuno. Sin embargo, los días de ayuno, no se priva por completo al cuerpo de comida, solo se le proporciona una cantidad mínima de calorías. En cuando a las mujeres, solo deben ingerir 500 calorías y los hombres 600 calorías.

Ayuno del día alterno

Aquí se ayuna durante 24 horas completas, y luego se come las siguientes 24 horas, y así sucesivamente. Mientras se está en las 24 horas de ayuno, solo se puede tomar agua y café.

Ayuno del guerrero

Este ayuno se basa en una alimentación mínima durante todo el día, hasta llegar la noche, donde no habrá limites en lo que consumas.